martes, 24 de enero de 2012

Los fachas: verdades como puños

 Es Martínez el facha, para quienes no le conozcan, un personaje creado por el dibujante Kim, publicado desde hace años en El jueves.
Ahora le da vida un actorazo gallego de la talla de Manuel Manquiña de una forma soberbia y fiel.

Apto sólo para mentes abiertas

video


video


video

Porque la infanta lo vale, y su marido mangarín también.

Hay que reirse de vez en cuando...

El FBI 'chapa' Megaupload y detiene a sus propietarios
Se teme que sea solo el primero de una larga lista de cierres
 El Jueves .-. Modgi | 20 de enero de 2012, 09:11




PIRRIIIP, PIRRIIIP. ¿Oís eso? Es el sonido de vuestro próximo dispositivo de conexión a Internet: ¡Un fantástico módem de 56K! Sí, amigos, porque volvemos a los años 90. La época en que Internet sólo servía para consultar el correo, ligar por MSN y, cuando habías acabado de hacer esas dos cosas… ¡Volver a consultar el correo!

El FBI, mediante el sonado cierre de Megaupload, ha conseguido rescribir La Biblia. Porque a partir de ahora los jinetes del Apocalipsis no serán cuatro si no cinco: La Guerra, La Peste, El Hambre, La Muerte y El Aburrimiento.

Para empezar, más de la mitad de los responsables de Megaupload ya han sido detenidos y puestos a disposición judicial. Les pueden caer hasta 50 años de prisión y serán acusados (entre otras) de violación de la propiedad intelectual. Y ya sabéis cómo tratan en la cárcel a los violadores (guiño-guiño, codito, pastilla de jabón). No he estado nunca en chirona, pero algo me dice que allí no les va a servir la excusa del “hoy ya has visto 72 minutos, clica aquí para obtener una cuenta Premium”. Alguien va a tener un ADSL gratis de 26cm reales.

Duchas aparte, es curioso que la detención se haya producido justo después del gran apagón digital. Aquél en el que los gigantes de Internet como Google, Facebook, Wikipedia y hasta Greenpeace (que se apuntan a cualquier fiesta en la que les dejen comer hamburguesas de tofu) les dijeran al Congreso que o rectificaban la Ley SOPA o iban a convertir Silicon Valley en un campamento de barracas (en el caso de Greenpeace, en un “barrio de etnia gitana”). Ah, pero la cosa cambia para las empresas con domicilio fiscal en USA, ¿verdad? Allí la única “lista negra” que hay es Oprah Winfrey. En cambio, los magnates de Megaupload cometieron el error 404 de vivir en Nueva Zelanda, y eso implica que ahora tendrán que protagonizar escenas como ésta:

- ¿Y tú por qué estás aquí?

- Maté a una pareja, a sus 5 hijos y al gatito. Luego arrojé sus cadáveres al Mississippi. Y ¿tú?

- Compartí un disco de Alejandro Sanz.

- ¡Dios, maldito monstruo inhumano! Por cierto, ¿Tienes jabón?

Ahora nos reímos, pero pronto lloraremos. Intentad imaginar un mundo sin series por Internet. Sin otra música que escuchar que la que sale de las oficinas de la SGAE. Un paisaje gris, incomunicado y claustrofóbico. Un lugar horrible y deprimente en el que ver crecer a tus hijos. En definitiva, lo que los habitantes de Corea del Norte llamarían “casa”. Pues pronto, ésa será nuestra casa.

Hay quien dice que las órdenes vienen de arriba. Y cuando digo de arriba no me refiero al Gobierno americano, ni al Club Bilderberg, ni al contubernio judeo-masónico. Me refiero a Steve Jobs, Mr. 0’75€ por aplicación. Allí está, a la derecha del Padre (cosa que ya es ser muy derechas) orquestando todo este sarao desde su nuevo y flamante iCloud TM. Si os sentís deprimidos pensad en la parte positiva, siempre nos quedará “Sávalme”.


¡Sexo! ¡Drogas! ¡Ordenadores! La escandalosa vida del Gordo de Megaupload al descubierto
Kim Schmitz quería comerse el mundo y ha terminado comiéndose los mocos
El Jueves .-. Joan Lerroux | 23 de enero de 2012, 06:00




El Gordo de Megaupload es malo. El Gordo de Megaupload es MUY MALO. Ha estafado en la bolsa, colecciona coches de lujo y vive en una mansión de supervillano en Nueva Zelanda. En esa fortaleza mata las horas sentado en un sillón giratorio, acariciando un gato sin pelo y esperando a que llegue la policía para explicarles sus planes malvados y, entonces, activar una trampa que los aniquilará mientras él se jacta con una atronadora risa en reverb.

¿Tienes miedo? ¿No? Pues deberías. Porque el Gordo de Megaupload es un gordo cabrón. Cuando sus sicarios detectan alguna cancioncilla peligrosamente mantecosa, corren raudos a colgarla en Megaupload (que en inglés significa Fortaleza del Mal Malísimo Malvado, o eso me dijeron en la ESO) para que todo el mundo se contamine. Sin Megaupload, Michel Teló, autor deAi se eu te pego, continuaría recibiendo botellazos en los bares cutres de su Portugal natal. Por malo. Por cursi. Porque su música representa todo lo malo del mundo.

Pero afortunadamente, los chicos del FBI ya han detenido al gordo y han cerrado Megaupload. Hombres decentes, patriotas de mandíbulas recias y sienes plateadas, talibanes de la libertad y padres de familia que pagan religiosamente sus impuestos. El sargento John MacBadass y el detective George Motherfucker. ¡Gracias, chicos! ¡Dadle su merecido al gordo mientras nosotros engullimos palomitas!

Estos días algunos medios de comunicación han dedicado páginas y páginas a los crímenes y excentricidades del Gordo de Megaupload. Como sugiriendo que algo raro hay en Megaupload si su mandamás tiene las manos tan sucias. ¿Pero qué tienen que ver las modelos húngaras y los coches deportivos del gordo con la discusión sobre Internet y la propiedad intelectual? Absolutamente nada. Solo son efectos especiales para distraer al espectador.

Sería más positivo cuestionar el lucro que conseguía Megaupload pasándose por el forro la propiedad intelectual. ¿Por qué no puede ganar dinero el creador pero sí el que cuelga en Internet sus obras? O también podríamos hablar de los millones de usuarios que usaban Megaupload para trabajar. Los mismos usuarios que han visto como el FBI les requisaban documentos que no infringían ningún tipo de ley. ¿Por qué la policía de EEUU golpea una empresa extranjera cuya legalidad solo está en entredicho, pero no hace nada contra empresas yanquis como Nike o Apple que tienen fábricas en países en vías de desarrollo que parecen más bien campos de concentración? Quizás porqué el iCloud, el genuine american service que quiere hacerle la competencia a Megaupload, acaba de salir al mercado. Y ya sabéis que, cuando se trata de dinero, EEUU confunde la realidad con la ficción. Si es americano, es bueno. Si es extranjero, forma parte del Eje del Mal.

Yo, por si acaso, empezaré a llamar al Gordo de Megaupload por el apodo de el Fuertecito de Megaupload. A ver si incluso eso no va a ser del todo cierto…